El arte de la medicina...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El arte de la medicina...

Mensaje  Eizan el Vie Nov 28, 2008 4:55 pm

La mañana surgía por el Este iluminando los rostros de los mas madrugadores y despertando a los dormilones. El día comenzaba nuevamente como si el anterior nunca hubiera pasado, todo seguía su curso. Pero no en un lugar, había un sitio en donde el descanso no formaba parte del día, allí se trabajaba día y noche como si no hubiese cambio ninguno.

En las blanquecinas paredes del Hospital se escucharon unos pasos, retumbando en eco por los extensos pasillos del lugar. Una luz artificial propia de una lámpara iluminaba el paso de una joven de bata blanca, apurada al parecer, portando unos papeles de urgentísima atención. La puerta azulesca se abrió y dejó entrever a un hombre atareado en la escritura y la lectura de ciertos libros. - Kyo-sama, aquí tiene las fichas de los nuevos aprendices - Esbozó la señorita al compás en que le dejaba los papeles en la mesa, captando la atención del concentrado doctor.

- Veamos - Dijo el hombre de edad cercana a los cuarenta, mientras ojeaba con rigor las hojas de los aspirantes. - Parece que no tenemos muchos este año. No importa, siempre se dice que el número no hace al poder - Concluyó un tanto bromista el hombre, como si todo aquello fuese una rutina diaria. Probablemente lo fuera en su extenso curriculum de experiencia laboral, pero para estos nuevos chicos sería un punto a recordar.

Las palabras del erudito ninja se sucedían unas tras otras relatando las órdenes de los que se encargarían de cada nuevo alumno, pues era preciso debido a la complejidad del arte de la medininja que cada aspirante tuviera un maestro particular. - Yo me encargaré de Takahashi Jotaro - Finalizó el hombre luego de una pausa ante la sorpresa de su secretaria. Al parecer jamás tomaba a nadie como alumno debido a la problematica de tener que dirigir el hospital mas importante del país, mas la rutina le aburría y la preparación de las futuras promesas era algo primordial para la subsistencia del pueblo.

- Así se hara, señor. Le enviaré a Takahashi en cuanto se presente - Respondió la mujercita de unos dieciocho años, un tanto descolocada aún por la desición del máximo representante del Hospital. - Muy bien, Sashira. Y recuerda llámame Soka - Contestaba el hombre con sonrisa en boca y un aire de amabilidad admirable. La joven sin mas que hacer se retiraría del espacioso y luminoso despacho de Kyo Soka, hundida en sus mejillas coloridas y su vergüenza inocente.

Quizá hoy fuera un día distinto... pensaba el doctor esperanzado...

_________________


¿Aún no te has leido las normas y reglas?-----> Cliky
¿Tienes dudas sobre algo?------>Cliky
avatar
Eizan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 122
Fecha de inscripción : 13/08/2008

Ver perfil de usuario http://shinobisshadow.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Vie Nov 28, 2008 5:33 pm

El sol entraba por la ventana, como normalmente hacia, y en la casa de los Takahashi, el joven Jotaro se hallaba tumbado en la cama de una forma original, con la cabeza en la parte de los pies de la cama y con los pies subidos en el cabecero de la cama, el chico descansaba. Cualquiera que lo viera pensaria que el chico duerme de forma extraña y llevarian razon, pero el unico motivo de que duerma asi es que se mueve tanto en la cama que al final amanece de esa forma.

Ya se habia anunciado un nuevo dia, y Jotaro aun seguia durmiendo y como casi siempre que pasaba esto su madre vendria a despertarlo y ahora mas sabiendo que habia llegado una carta el dia anterior anunciadole que ese dia debia ir al Hospital de Konoha para comenzar la instruccion para ser medininja, que gran trabajo, diria Jotaro. La madre con urgencia entro en la habitacion y con su tono agudo de madre histeria anuncio lo siguiente.

- Jotaro, hijo mio, Despierta hijo, ya han llegado los regalos de navidad!!!

Jotaro, con tan solo escuchar las palabras regalo y navidad, pego un salto de la cama cual muelle y con los ojos abiertos de par en par, esperando ver aquellos supuestos regalos.

-¿Donde? ¿Donde estan? Dijo Jotaro.

Su madre ante esta actitud, se tapo la boca con una mano y comenzo a reir disimuladamente, esta era una de las estrategias de la madre del joven Jotaro para despertarlo y en las que siempre caia el por inocente.

- Joooo, mama otra vez no, ya es las 3º vez en esta semana y estamos a miercoles, no me lo vuelvas hacer...

- Anda baja rapido a desayunar que hoy tienes tu primer dia en el Hospital y vas a llegar tarde como de costumbre.... Dijo la madre antes de salir de la habitacion.

- Siiiiiiiiiiiiiii.... Dijo prolongando mucho dicha silaba.

A la velocidad del rayo, Jotaro se vistio, con la ropa de siempre, cogio su portakunais, aunque no lo necesitara, la bandana atada a la frente, pues aun no habia decidido donde ponersela correctamente, y bajo a desayunar. Pese a que lo quiso hacer lo mas rapido posible, encontro un solo problema, el tiempo, no le dio tiempo a terminarse la tostada asi pues, salio corriendo como alma que llevaba el diablo para llegar al hospital a la hora indicada, aunque ya llegaba 2 minutos tarde.

5 minutos fue lo que se retraso, debido a que se entretuvo con algo en el camino, mas concretamente con la tostada que se le habia atorado en la garganta de nuevo. Llego al Hospital y por alguna extraña razon aun habia novatos de medicina esperando en la recepcion. El chico empezo a mirar a la señorita Sashira, o algo asi ponia en la carta, pero no sabia como era por lo que tuvo que pasarse por el mostrador de la recepcion. Alli le indicaron con pelos y señales quien era la señorita en cuestion, y la encontro rapidamente.

El chico se presento ante la joven como Takahashi Jotaro, esta se presento y ella le indico el camino a seguir hasta su lugar de iniciacion, le explico que su tutor era una persona muy ocupada y altamente tecnificada, ademas de ser uno de los responsables del edificio, a lo que Jotaro respondio con un solo gesto, una sonrisa agradable e inocente. Y por fin llegaron ante la puerta del despacho del tutor de Jotaro, Kyo Soka, asi se llamaba el medininja. La joven, golpeo dos veces la puerta y abrio y nada mas abrir la puerta y sin esperar a nada y a nadie.

- Takahashi Jotaro. ¿Cuando empezamos? Dijo el chico impaciente y alegre.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Eizan el Sáb Nov 29, 2008 2:22 pm

Pasados unos segundos de meditaciones superfluas el esperanzado doctor volvió a sus interminables hojas. Al parecer el trabajo suyo se acercaba mas al de un burócrata de oficina mas que a alguien que hubiera estado alguna vez en el campo de batalla, quizá era esto lo que anhelaba revivir el de cabellos azules. Mas la tinta seguía bañando a los papeles en forma de firmas o aclaraciones ilegibles. Jamás nadie ha entendido la letra de un doctor a no ser que este especializado en la materia, quien sabrá lo que les enseñan.

El tiempo siguió su curso sin interrupción mas que la de algunos pajaritos chillones y el silbido del viento filtrandose por la ventana. Hasta un "toc toc" en la puerta y su posterior apertura. Sashira se encontraba a simple vista, tan impactante como siempre, pero esta vez iba acompañada de un jovenzuelo un tanto despeinado y con ciertos aires de desorden. Algo que sin debería de cambiar.

El doctor no pudo evitar soltar una sonrisa ante la efusividad del niño, admirado ante semejante energía de vida. Según unas indicaciónes bastante pronunciadas en los ojos de Sashira en forma de mensajes mudos hacia el doctor, se trataba este jovencito del nuevo alumno que debía adiestrar. - Takahashi Jotaro eh!...espero que esas ganas no sean cosa del primer dia nada mas - Decía el hombre al tiempo en que se levantaba del asiento y se disponía a plantarse en frente del jovencito. La marca del trasero fibroso de aquél hombre había quedado en el asiento, mostrando la cantidad de horas que pasaba en el.

- Yo soy Kyo Soka, encantado - Esbozó con una sonrisa de par en par al tiempo en que le daba la mano al jovenzuelo en forma de saludo. - Bien, muchas gracias Sashira, puedes seguir con tus cosas - Dijo el doctor a su secretaria, la cual asintió inmediatamente y se retiró tan rapidamente que alguno se podría haber quedado boquiabierto.

- Bueno... a ver joven Jotaro, dime cuales son tus objetivos...cual es tu camino del ninja...que es lo que te ha llevado a tomar esta decisión de convertirte en un medininja - Dijo el adulto con aires de tutor y guía. Sin duda estaba impaciente por comenzar a conocer a aquél jovencito...

_________________


¿Aún no te has leido las normas y reglas?-----> Cliky
¿Tienes dudas sobre algo?------>Cliky
avatar
Eizan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 122
Fecha de inscripción : 13/08/2008

Ver perfil de usuario http://shinobisshadow.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Sáb Nov 29, 2008 6:20 pm

La alegria en el ambiente se podia respirar hasta con pajita, los dos extraños, por el momento, se miraban y se sonreian como si nada. El que seria desde aquel dia su sensei se presento, y le alcanzo la mano de forma energica para estrecharla, y acto seguido el chico le entrego la mano como signo de seriedad y educacion.

La mente del chico era una carpa de circo, todos reian sin parar y se sorprendian de las acrobacias que podian ver y esa sensacion era la que tenia el chico, era feliz de estar alli, pero ni el mismo se imaginaba la cantidad de cosas horribles que veria a lo largo de su instruccion o de su lucha en batalla. Mientras el doctor se despedia de su "joven" secretaria, el muchacho miro por cada sitio quedandose con el cante de cualquier cosa que pudiera llamarle la atencion y sin duda aquel momento de papeles encima de la mesa le llamo mucho la atencion, ¿Todo aquello seria para estudiar?, fue lo que pense el joven nada mas ver aquello, aunque sinceramente el chico no tenia ni idea de donde se habia metido.

- ¿Objetivos?...me meti aqui porque me dijo mi hermano que este era un buen trabajo....pero ya que estoy aqui, intentare ser el mejor de entre los mejores.... Dijo el chico con una gran sonrisa y enseñando los dientes.

Y a todo esto, ¿que era un medininja?, eso era lo que se preguntaba el joven Jotaro, el ya era ninja, pero que era eso de medi.

- A todo esto, sensei, ¿puedo llamarle asi no?, ¿porque esta usted aqui, le gusta esto? y ¿que haremos de aqui en adelante?...dentro de 3 horas de de comer, y dentro de 5 tambien y.... Empezo a decir el chico.

Estaba algo alterado, pero a la vez feliz, de lo que iba a empezar a practicar era lo que iba a llevar toda la vida desde ese momento hasta el fin de sus dias, que los esperaba muy, pero que muy lejanos.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Eizan el Dom Nov 30, 2008 10:27 pm

La voz del niño rugió en el ambiente cual leon de fuego, cuya energía es equiparable a su ansiedad. Esto sería propio de un jovencito que esta a punto de adquirir los conocimientos que marcaran su vida, pero...que el maestro se encuentre igual ya era algo a tener en cuenta.

Al adulto sensei le temblaban hasta las patas de emoción ante aquella posibilidad. Todo parecía dulce y apetecible en aquella reluciente mañana. Probablemente las cosas que dijera el chico no fueran ni por casualidad algo gracioso, pero el doctor se divertía con sonrisa de par a par como si de un niño con juguete nuevo se tratase.

- ¿Objetivos?...me meti aqui porque me dijo mi hermano que este era un buen trabajo....pero ya que estoy aqui, intentare ser el mejor de entre los mejores.... - Contestó el Genin con precocidad a la pregunta del azulado ninja. Al parecer las primeras impresiones que sacaba el sensei de aquél revoltoso jovencito era que no le gustaban mucho los planes de futuro, al contrario parecía disfrutar con creces el ahora y dejar el mañana para despues. Quizá fuera un idealista de la vida, o simplemente un niñito ingenuo, pero era esa esencia lo que cautivaba al doctor.

- Oh muy bien, estoy seguro que así será - Respondía con unos dientes que encandilaban. Al compás en que sus pasos se dirigían hacia una de las vitrinas donde se hallaban algunos libros y objetos de extrañas formas. Mmm...no, aca no esta, resolvió al cabo de unos minutos al ver que sus ojos no eran capaces de encontrar aquello que buscaba.

- Ven, acompañame...rapido - Dijo cortando por la mitad la frase del canoso jovencito, al tiempo en que salía por la puerta. El "tac, tac" de los zapatos se hizo escuchar en el pasillo de paredes angostas. Sin embargo, no duró lo suficiente para ser algo molesto, dado que tres puertas hacia la derecha ya se encontraba ingresando en una gran habitación con unas mesas al parecer de marmol y una inmensa cantidad de estantes con infinidad de libros y artilugios aparentemente relacionados con la medicina.

- Ajá!!...aca estas pequeño revoltoso... - Sobresalió de los labios del ninja al poseer en sus manos un libro lo suficientemente pesado y grandote como para impactar a cualquiera no afín a las lecturas extensas. Pero el que no le gustase leer libros aburridos y con matices biológicas hasta en los índices, pues claramente se había equivocado de profesión.

- Jotarín, quiero que te leas este libro de cabo a rabo y que te lo aprendas. Sino no podremos empezar con la parte divertida - Le dijo al niño mientras soltaba el libro en una de las mesas, dejando entrever el título de éste: "Primeros pasos. Como funciona el organismo y cuales son sus problemas comunes". Al parecer aquél libro no incitava mucho a la fiesta, pero bueno, nadie dijo que ser ninja fuera algo divertido.

- Si no logras aprender los primeros pasos de este libro, no seras capaz de convertirte en un medininja - Dijo el hombre, cambiando la voz y la imagen alegre de su cara por una mucho mas siniestra y fantasmal, como si hubiera pasado de Angel a Demonio en tan solo unos segundos. Estaba claro, había que ponerse serios de vez en cuando, a pesar que no le gustase nada esa labor...

Y sin despedidas ni demás chorradas, salió de la sala dejando al Genin en la total soledad y silencio...




.:Off: Aprenderte esta primera lección te tomará algo así como unos 5 días, que vienen a ser cuatro o cinco post tuyos mas o menos(yo tendre la posibilidad de intervenir en cualquier momento, pero en principio esta todo en tus manos Smile). El libro te enseñara:

* Los sistemas del cuerpo humano(circulatorio, digestivo, inmunológico, etc.)
* Enfermedades(muy por encima), fracturas y demás daños al cuerpo. Como actúan sobre el organismo, como reacciona y consecuencias.
* Medicina natural. Plantas, flores y demás elementos con alguna capacidad sanadora.
* Como puede influir tu chakra en el buen funcionamiento del organismo. Chakra medicinal, sus atributos y funciones.

Como comprenderás es un paso bastante extenso el que vas a dar Smile. Podrás moverte por donde quieras sin interferir en los quehaceres del hospital. Podrás experimentar, buscar otras cosas, en fin lo que quieras. Pero ten en cuenta que este aprendizaje es sólo teórico, la práctica se experimentará luego Razz. Suerte!
:.

_________________


¿Aún no te has leido las normas y reglas?-----> Cliky
¿Tienes dudas sobre algo?------>Cliky
avatar
Eizan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 122
Fecha de inscripción : 13/08/2008

Ver perfil de usuario http://shinobisshadow.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Lun Dic 01, 2008 12:39 pm

El chico desde el primer momento que salio del despacho del profesor, sabia que aquello llevaria bastante tiempo, y fue lo esperado pues nada mas entrar en la biblioteca y que su sensei le dejara un libro como sillar de construccion(Piedra que se utilizaba para contruir antiguas edificaciones de 60x40x40cm aprox). Kyo no dijo nada mas que se leyera aquello lo antes posible, porque sino no podrian hacer la practica que era lo mas entretenido. Asi que para no estorbar su sensei se marcho sin contestar a ninguna de sus preguntas por lo que Jotaro como buen chico que quiere respuestas.

- Pe...pero sensei...es que.... Fue lo primero que atino a decir antes de que saliera el profesor escopeteado.

- Soy Jotaro, no Jotarín. Finalizando lo que habia empezado antes de que se fuera el sensei.

Una vez solo con aquel libro monstruoso, lleno de letras y casi ilegible por la cantidad de conceptos que habria que asimilar en poco tiempo para poder pasar a otra cosa mas practica, penso que debia hacer aquello mucho mas entretenido justo como el solo podria hacerlo, pero antes de ponerse con ello debia hacer unas cuantas cosas, como preparar el lugar de estudio, osease, aquella biblioteca cambiaria drasticamente a como la veria la gente, avisaria a quien fuera para que nadie entrara en aquel lugar, a excepcion de su sensei. El chico dejo el gigantesco libro encima de la mesa, y salio de la biblioteca y despues del hospital, cualquiera que pensara que el chico ya se habia rendido ya lo podia pensar, el chico se habia pirado, pero tardaria un rato en volver.

Al cabo de unas horas el chico volvio, con 1 mochila y dos macutos, llenos, de no se sabe que para el resto de los mortales. Jotaro entro en la biblioteca y dejo los porta objetos esparcidos por la biblioteca, saco un rollo de pergamino y arranco un trozo, escribio algo y lo colgo en la puerta por fuera para que la gente pudiera leer lo que estaba escrito en el, "Genio trabajando, no molestar, preguntas a Kyo Soka". Con ese aviso se evitaria interrupciones de cualquier tipo y de aquella forma el joven ninja comenzo su trabajo. De una de las mochilas saco todo tipo de material escolar, pergaminos, plumas para escribir, tinteros, lapices, reglas de todo tipo, etc, de otro comenzo a sacar suministros alimenticios que los fue colocando en lugares frios para que no perdieran las propiedades nutritivas o eso le habia dicho su madre.

Al cabo de mediahora, aquella biblioteca se habia convertido en el cuarto de estudio, especializacion y entrenamiento del joven Jotaro, pesas, comida, material, y aquel gigantesco tomo. Cinco minutos mas tarde, una caja de galletas estaba abierta y el primer capitulo del libro ya iba por la mitad, era una breve introduccion sobre todos los sistemas primarios del cuerpo humano, desde el circulatorio, hasta el de chakra, todos y cada uno de ellos muy complejo que se explicaria mas adelante.

Los ojos del chico se pasaban por cada linea que habia en el libro, en este momento estaba metido de lleno con el torrente sanguineo y todo su sistema, se le notaba nervioso, tal vez excitado por saber lo que en realidad habia dentro de su cuerpo, aquello era todo un descubrimiento, pues en la escuela todo se lo habian dado muy por encima y conocia poca cosa de lo que que podria ser en si su cuerpo.

- Circulación mayor o circulación somática o general. El recorrido de la sangre comienza en el ventrículo izquierdo del corazón, cargada de oxígeno, y se extiende por la arteria aorta y sus ramas arteriales hasta el sistema capilar, donde se forman las venas que contienen sangre pobre en oxígeno. Desembocan en una de las dos venas cavas (superior e inferior) que drenan en la aurícula derecha del corazón. El chico abria los ojos de par en par, era increible, cuanto se sorprendia y a cada conocimiento que añadia una nueva galleta recorria su garganta con parsimonia.

Al cabo de un par de horas el sistema circulatorio se habia acabado, todo su recorrido, y por supuesto ya tenia en mente casi todas las venas y arterias importantes del cuerpo humano. Aquellas tres o cuatro horas, no lo sabia con seguridad habian sido de provecho, ahora tocaba el rato de recital acompañado, por supuesto, de ejercicio fisico. Durante aquellas horas que paso recitando y haciendo ejercicio se decico a hacer esquemas sobre el sistema circulatorio que fue colgando por la biblioteca a modo de recordatorio, con anotaciones propias de descubrimientos que habia hecho durante lecturas de una parte e incluso de a ver visto alguna cosa llamativa en alguna de las ilustraciones.

Todo aquel que pasara por aquella habitacion podria escuchar los murmullos del chico recitando la leccion aprendida sobre el sistema circulatorio y el nombre de unas tropecientas venas, arterias y capilares mas importantes del cuerpo. Una leccion habia terminado, una parte importante estaba aprendida y remarcada en la cabeza desordenada de Jotaro, pero aun quedaban unos cuantos mas, respiratorio, inmunoligico y de chakra, este ultimo ya mas o menos se lo sabia por su competencia pero deberia repasarlo antes que nada, pero se fue directamente al tema del sistema respiratorio que le parecia el mas facil.

La noche llego antes de que el chico pudiera completar aquello, pero el mismo sensei no le habia dicho si se podia quedar o se podia ir, asi pues como se habia traido todo el equipo a la biblioteca, se quedo, y siguio con su asunto que era mas dulces y mas lectura animada sobre el tema, por supuesto y no habia que mencionarlo despues del estudio venia el recital y el ejercicio, mas de una vez el chico estaba apoyado por la cabeza sobre un cojin y el libro boca abajo para poder leerlo con total tranquilidad mientras hacia ejercicios con las piernas o simplemente hacia flexiones haciendo el pino, aquel chico se le podia denominar, como chico hiperactivo.

Media noche y el cansancio no hacia mella en el, para desgracia de cualquier otro, aquello podria ser algo imposible, pero el chico tenia dotes increibles para la materia, aunque mas de una vez tuvo que parar por ver imagenes desagradables, a las que poco a poco se fue acostumbrando, pero donde en verdad se tendria que acostumbrar seria en la practica. El sistema respiratorio habia terminado con exito y de nuevo esquemas y resumenes llacian colgados de los estantes y expuesto en las mesas, con detalle (de un chico de 12 años, pero con detalle).

Tocaba el siguiente tema y ya eran poco mas de las 3 de la mañana de ese dia y el sistema de chakra se habia acabado por todos los sitios, desde el numero de puntos de chakra, hasta el nombre de los conductores, tipos que hay y como se abren. Era el turno del sistema inmunologico que era algo mas complejo pero que no podia dejar de prestarle atencion.

- El sistema inmunológico está formado por un conjunto de mecanismos que protegen al organismo de infecciones por medio de la identificación y eliminación de agentes patógenos. Debido a que los patógenos abarcan desde virus hasta gusanos parásitos intestinales, esta tarea es extremadamente compleja y las amenazas deben ser detectadas con absoluta especificidad distinguiendo los patógenos de las células y tejidos normales del organismo Decia para si el chico mientras en ese preciso momento se metia entre pecho y espalda un bocadillo gigantesco comparado con el libro.

Aquello era una contrarreloj, aunque no demasiada dificil pues en un dia se habia metido todos los sistemas del cuerpo, salvo el aparato locomotor que funcionaba en conjuncion con el respiratorio y por tal ya se habian dado nociones de el en los anteriores sistemas, pues entre uno y otro ya se habia pasado este tema que tan solo deberia repasar mas adelante.

El siguiente tema no seria otro que este anteriormente mencionado, añadiendo todas las patologias habidas y por haber, desde fracturas, contracturas, enfermedades, virus, epidemias y todo lo relacionado con la medicina moderna i antigua. Pero ahora era el turno de repasar todos los esquemas expuesto en cada uno de los lugares de la habitacion y que parecia una sala de estudio privada, aquello era su territorio y nadie se lo quitaria.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Mar Dic 02, 2008 12:58 pm

Un nuevo dia habia comenzado y Jotaro aun seguia en pie, no habia dormido pero tampoco era importante pues se mantenia a base de dulces, cosa que para el chico era algo realmente bueno, y aunque quemara las calorias que producia, el efecto de actividad que producian no se marchaba y por esa simple razon el chico aun seguia en pie y mirando de un lado a otro de la sala lo que habia estado estudiando hasta el ser de dia, concretamente el aparato locomotor, pero debia aprenderse todo lo concerniente a el, y que no era precisamene facil, pues todo el numero de huesos y musculos del cuerpo humano era bastante grande en comparacion con los nombres de algunos organos que habia estudiado anteriormente.

- Ooooouuuuooooohhhhh.

Eso solo podia significar que habia descubierto algo nuevo durante la lectura de el libro gigantesco y no era otra cosa que otro de los sistemas, el nervioso, que trabaja conjuntamente con todos los organismos del cuerpo, por lo que su enfasis era bastante comprensible. La lectura parecia amena, pues era algo mas relacionado con la informacion y de que manera usa el cerebro cualquier parte del cuerpo pare recopilar informacion y actuar en consecuencia, tal y como lo haria el sistema inmunoligico con los micro-organismos del cuerpo. Por otra parte todo lo que fuera huesos, musculos y nervios era algo tan complejo que aquello le llevaria casi toda la mañana, aunque se podria decir que casi medio dia para poder verificar que todo lo que decia alli era correcto, por lo que tuvo que esperar a terminar de comprenderlo para empezar a investigar mas.

Una vez aprendido todo, y como siempre, a ver hecho ejercicio durante un rato considerable, joven ninja fue una por una a las estanterias para buscar algun libro relacionado con el sistema nervioso, pues lo tenia muy intrigado, como podria ser capaz el cerebro de mover una maquina tan compleja como era el cuerpo humano, no lo habia sabido hasta hoy, es mas no se lo hubiera preguntado de no ser por el camino que habia elegido el de Iryōninjutsu, en terminos comprensibles, el camino del "ninjutsu medico".

Cogio el libro correspondiente, un libro donde resumia mas arduamente, con mas esquemas y algo mas inteligible, el concepto de sistema nervioso central y todas sus ramas y su forma de trasmitir la informacion mediante impulsos electricos desde cualquier parte del cuerpo hasta el centro de trasmisiones generales, medula espinal la cual luego trasfiere a la central, en este caso el cerebro donde los oficinistas recogen la informacion (neuronas) y la vuelven a mandar al lugar de donde fue recibida primeramente la informacion para ahora realizar algun tipo de estimulo o movimiento.

Otra dos cajas de galletas calleron antes de que el contenido del libro cayera en el olvido, pues su contenido habia sido absorvido por el joven de pelo grisaceo. Lo siguiente no era otra cosa que una bolsa de patatas, que acompañada ahora de un nuevo texto del libro gigantesco, en esta ocasion empezaba con las patologias mas conocidas, aunque antes de eso debia empezar por comprender que era una enfermedad cosa no muy agradable, por eso todo llevaba un razonamiento logico y concreto y a la vez comprensible, por eso el chico debio estudiar cada una de las fases para detectar y erradicar una enfermedad, Epidemiología (posibles causas), Etiología (causa principal de la enfermedad), Patogenia (Transicion a la enfermedad), Hallazgos anatomopatológicos (estudio anatomico), Cuadro clínico (Sintomas de la enfermedad, Signos clinicos), Pruebas complementarias (Aporte de informacion adcional biologico), Diagnóstico (Estado patologico del paciente), Evolución (Historia natural de la enfermedad), Tratamiento (aquellas opciones ambientales, humanas, físicas, químicas, entre otras, que contribuyen a la curación del paciente), Pronóstico (información de carácter estadístico sobre la tendencia que sigue un proceso patológico) y por ultimo Prevención (información concerniente a actuaciones que modifican la probabilidad de enfermar).

Todas los anteriores apartados solo eran un pequeño apartado de como detectar las enfermedades y sus posibles razonamientos para tratarlos durante su duracion asi como para estudiar todo su posible desarrollo y erradicacion de la misma, pero aquello le llevo nada mas y nada menos que cerca de 4 horas mas, ya no sabia que hora era, pero para el el tiempo no era algo que contara ni a favor ni en contra pues aquella cantidad de libros eran tan grande que debia estudiarla fuera como fuera, todo el conocimiento de lo que habia en aquel lugar debia ser una pequeña parte de lo que tendria que aprender a lo largo de su vida. Despues de estudiar todo tipo de enfermedades y como el sistema inmunologico podia conbatirlas o no, dependiendo del nivel de seguridad del organismo que estuviera en cada cuerpo y que no era el mismo en todos por supuesto.

Su clasificacion no era muy compleja pues comenzo a recitar la parte que tenia en mente y luego iria añadiendo todo que tuviera relacion con ella.

- Enfermedad infecciosa.
Enfermedad genética.
Enfermedad nutricional.
Enfermedad autoinmunitaria
Enfermedad degenerativa.
Enfermedad profesional.
Enfermedad oncológica.


Dentro de las enfermedades y relacionada con los huesos podiamos encontrar entre otros, el cáncer óseo, osteoporosis y alguna mas importante de la cual no consiguio mas informacion relativa a pesar de que estuvo mirando en algun libro especializado en ello. En lo que se referia a fracturas habia mucho tipos, desde transversales, de rasgo helicoidal, simple, por arrancamiento, y algunas mas que no venian al cuento recitarlas en voz alta, pues su conocimiento era mas que suficiente para saber de que se trataban.

Despues de ello, paso a los desgarros musculares, que se podian dar debido a un mal estiramiento, o por una contracion demasiado brusca, es por ello que se podria rasgar los capilares produciendo en algunos casos hematomas.

Todo esto era parte de este segundo dia que pasaria en vela, un segundo dia plagado de nuevos conocimientos y que durante la noche asentaria no durmiendo sino entrenando su cuerpo y averiguando cada uno de sus musculos, cada uno de sus huesos, investigando como su cabeza podia recibir todo tipo de estimulos y reaccionaba con otros, como cualquier movimiento era trasmitido a su cerebro y el respondia, pero de eso el no se daba cuenta pues la reaccion eran tan rapida que ni si quiera el se daria cuenta.

Nuevamente, todo la habitacion estaba llena pero hasta los lugares menos insospechados llenos de resumenes sobre lo que habia aprendido y todo lo que debia repasar en la noche y que por supuesto y sin dudarlo haria. La hora del bocadillo habia llegado, en aquella biblioteca para el chico era el segundo dia, pero para el resto del mundo eran las 5 de la mañana de un nuevo dia que aparecia, y el tercer dia empezaba nuevamente, y esta vez con el capitulo siguiente, medicina natural.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Miér Dic 03, 2008 10:37 am

El segundo dia habia terminado y el tercero comenzaba y de nuevo el chico seguia sin dormir, se habia propuesto terminar el libro antes de irse a dormir unas horas o unos dias, dependiendo del cansancio al que ha estado sometido. Dieron las siete de la mañana fuera de la biblioteca y de nuevo un dia laboral comenzaba, las enfermeras se movian y los doctores se movian aun mas, pero solo una persona en todo el hospital permanecia encerrado por lo menos que el supiera y ademas con aperitivos dignos (golosinas, galletas, patatas, pasteles, bocadillos, tortas y un largo etc.) que hacian que el tiempo pasara como si nada.

- Ya taaaaaa....ahora toca medicina natural...pero...

Para su desgracia el libro apenas contenia nada de nada sobre el tema, solo dos paginas mal contadas donde se podia observar algunas plantas naturales y poca cosa mas. Asi que tenia que preparar un plan alternativo para el dia de hoy o para la jornada de horas insostenibles de ese dia. Por el momento se sento encima de la mesa con el libro entre las piernas para ver si encontraba algo mas en el libro con ello pero no lo encontro.

- Mierda libro...ya que se ponia el cuento interesante....jooooo. Decia el niño mientras ojeaba las paginas.

Por extraño que pareciera, el chico le habia dado al libro la importacia de un cuento, es decir una minima, pero no por ello dejo de leerlo sino que lo leia, lo estudiaba y lo recitaba como si fuera una poesia o un trabajo de exposicion en el que le evaluasen. El chico despues de media hora observando el libro en busca de alguna pista que le diera el paradero de las medicinas naturales desistio por lo que dejo el libro abierto por el siguiente capitulo para la proxima vez que lo cogiera, "Chakra, Tipos, Su desarrollo, Medicinal".

Jotaro se levanto de la mesa y se fue directo a una estanteria, con dedo indice en la barbilla, se puso a ojear, entre resumenes, los libros adecuados sobre el tema, cosa que le costo encontrarlo pero al fin los halló, estaban entre resumenes del sistema circualtorio mezclados con el respiratorio. Saco los libros y los solto encima de la mesa donde se podria a leerlos, mas concretamente encima de la mesa donde primeramente abrio uno y poco despues se fue hacia el lugar de las conservas y cogio un paquete con bolitas de chocolote.

- Uhmmm que icas...y ahoga a leeg. Dijo el chico con la bolita en la boca.

Comenzo a leer paginas a velocidad de vertigo o eso parecia, pues sus ojos no se movian, buscaba algo destinado a su curiosidad como eran las plantas medicinales de las cuales encontro algunas bastante interesantes. Entre tanto sus conocimientos incrementaban exponencialmente con cada pagina que leia y con cada nota escrita al margen de los libros.

No pudo sacar mucha mas informacion de los libros y al parecer ya tenia lo necesario para el dia y aun era muy temprano, no pasaba de las doce del mediodia y el chico se habia cepillado los libros de medicina natural aunque eran realmente escasos asi pues solo consiguio pocos conocimientos de la materia pero los justos y necesarios para poder seguia adelante con todas sus cosas.

Era hora de pasar a otro tema, ese dichoso tema que tenia entre manos y que era la ultima parte de todo el libro, y aun tenia un largo camino por delante. Jotaro se acerco hasta las estanterias donde fue colocando los libros de medicina natural y casualmente habia un libro en una de los estantes mas altos de dicha estanteria relacionado con el chakra, algo interesante al parecer para esta ultima parte del libro gigantesco. De esa manera al dejar los libros en su sitio queria coger el libro mas alto, pero no alcanzaba a llegar por lo que tuvo que coger un taburete del lugar, aunque andaban muy dispersos y tuvo que andar mas pasos de los necesarios para alcanzar uno de ellos. Una vez cogido el taburete lo puso cerca de la estanteria, desgraciadamente cogio uno que tenia una pata medio rota sin darse cuenta, al subirse encima del taburete e intentar alcanzar el libro, la pata en cuestion quebro haciendo que el muchacho, a camara lenta por supuesto, cayera irremediablemente al suelo donde se golpeo la cabeza.

- Tch..tch...tch...que dañoooooo, jooooo. Decia mientras se frotaba la cabeza donde un chichon apareceria en cuestion de minutos.

Y como se habia pronosticado salio, en la base del cogote, un chicho prominente aparecio y el dolor que sentia al tocarselo era bastante considerable, pero su madre no estaba para cuidarle y echarle una crema para los chichones, pero...

- ¡Anda! la malva sylvestris se usa como antiinflamatorio...jojojo, toca buscarla, wiiiiiiiiii Dijo el chico erguiendose en pie haciendo con esa repentina idea que el dolor se redujera a una simple molestia.

Jotaro comenzo a equiparse para una busqueda exhaustiva por el hospital claro, cogio unos cuantos de chupa-chups, un batido de frutas, y el chico se puso en marcha a buscar dicha planta por el hospital. Salio de la biblioteca, sus ojeras eran prominentes y cualquiera que lo viera pensaria que no habia dormido nada en dias y llevaria razon. El chico cerro la puerta donde el cartel aun se sostenia y comenzo a moverse por el hospital el cual no era pequeño por lo que parecia. Tardo varias horas de pasar de un ala del hospital a otra y de ahi a los laboratorios de farmacos donde deberia haber distintos unguentos o medicinas para un chichon pero el chico estaba mas centrado en buscar la planta mencionada por todo el lugar. Se habia fijado en la forma de las hojas, incluso en las semillas que soltaba, pero aquello no era suficiente, pues en un hospital lo que cuajaba era los farmacos ya extraidos de la planta por lo que la visita a los laboratorios no le servirian de nada.

El camino lo llevo de nuevo al ala donde la biblioteca estaba y por alli se encontro a varios gennin y algun que otro tutor de los chicos que lo miraba con el caramelo en el palo en la boca, cosa que sorprendio bastante, pues los otros chicos aun seguian con las practicas o con el estudio y el aun no habia tenido a su profesor ni tan siquiera unos minutos. El joven ninja siguio por todas zonas, hasta que llego a la zona de las consultas de los medicos, sabia que debia haber algo por alli, pues su chichon aumentaba por momentos y necesitaba tomarse el farmaco cuanto antes para evitar que el chichon se inflamara mas.

Llego a una consulta, la ultima en la que entraria ese dia por no decir la ultima en la que estaba, habia entrado en todas y cada una de las habitaciones que se utilizaban como consultas y en esta tambien entro como en las otras, sin llamar para su desgracia en ella si habia alguien, al contrario que en las otras, pero el iba a los suyo, empezo a mirar por todos los lados mientras paciente y doctora miraban al chico con el caramelo en la boca dandole vueltas mientras el palito del caramelo lo sujetaba con la mano derecha. Dirigio una mirada a la doctora y le pregunto sin importar nada en absoluto.

- ¿Tienes malva sylvestris o algo que la contenga?

La doctora se quedo en estado de shock durante unos minutos, la joven doctora se preguntaria como un chico de no mas de doce años sabia que era esa sustancia o para que se utilizaba, pero fue algo que paso por alto, la doctora por su parte señalo la vitrina donde se encontraba un tubo de crema con gel de dicha planta. Jotaro se acerco, abrio la vitrina, cogio el tubo y luego cerro la vitrina nuevamente.

- Agradecido estoy, si ha tenido algun problema conmigo, a Kyo Soka-sensei... Dijo el chico ante la mirada estupefacta de los dos integrantes de la habitacion.

El chico salio del lugar y fue directo a la biblioteca que despues de haber recorrido corredores larguisimos, estado en laboratorios, y en consultas, estaba algo cansado y debia repasar cuanto habia aprendido en aquel dia, pero antes de eso habia que hacer otra cosa. Sentado encima de una de las mesas de la biblioteca, se quito la bandana, se echo un poco del gel y se lo unto en la zona afectada por el golpe contra el suelo, despues de ello se vendo ligeramente la cabeza como habia sugerido un manual de medicina natura referido a los vendajes y despues de ello se coloco encima la bandana.

Habia pasado dos horas pues fuera de la habitacion ya eran poco mas de las dos de la tarde y ahora tocaba repasar todo lo que habia llevado hasta hoy desde hacia dos dias, tenia una tarde estupenda y una noche maravillosa, el ultimo tema lo dejaria para el siguiente dia o para cuando terminara de leer todos los resumentes que ahora cubrian paredes, techos y estanterias.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Jue Dic 04, 2008 1:25 pm

Seis y media de la mañana del cuarto dia, todos los resumenes habian sido leidos y releidos por el joven Jotaro y las ojeras ya se notaban desde la distancia, pero el cuerpo del joven ninja aun resistia a caer en los brazos de Morfeo. El chico aun seguia despierto, con sus dulces al lado y con el manual entre las piernas y sentado encima de una de las mesas pues la mitad de los asientos estaban ahora ocupadas por multitud de desperdicios o en su defecto de hojas y resumenes sobre todo lo anteriormente estudiado.

Los papeles flotaban o se mantenian pegados a los lugares menos insospechados mediante cinta o incluso mediante pequeñas porciones de chicles, muy facil de quitar y sin manchas. Jotaro aun sentado en la mesa, cogio de una bolsa de caramelos un par de ellos, los desenvolvio y se los metio en la boca, era la hora de continuar la interminable lectura.

- Uhmmmm, que rico, veamos a ver, el chackra...

Aquello fue el comienzo del fin, pues era el ultimo tema y debia terminarlo en ese dia, pues su cuerpo solo aguantaria un dia mas no mas, habian sido una intermianble semana que deberia acabar rapidamente y aquel cuarto dia ya era el ultimo que debia estar leyendo el libro.

La mañana pasaria lentamente pues todo en lo que se basaba el chakra era todo tipo de comunicaciones entre los conductos que tienen asi como los puntos de chakra o Tenketsu que estaban repartidos por todo el cuerpo y que eran muy numerosos. Todo lo que era el circuito de chakra era parecido al aparato circulatorio de sangre, pero el primero no necesitaba de un musculo fuerte y sano para impulsar las corrientes del chakra por sus conductos sino que el mismo cuerpo lo haria para poder accionar los jutsus.

Para entender lo que era el chakra en su forma y despues todas las variantes de chakra asi como su naturaleza debia para a pensar lo mas basico y era como se moldeaba el chakra o mas bien como se mezclaba para usar los jutsus y para eso debia pasar por los dos conceptos mas importantes que pudiera tener todo ninja.

-Todas las técnicas surgen de la unión de dos tipos de energía, una proveniente del cuerpo (de cada célula) llamada "Shintai Enerugī" (energía fisica) y la otra de la mente (de la experiencia acumulada y del entrenamiento) llamada "Seishin Enerugī" (energía espiritual), a esta unión se le llama chakra y al proceso de unión se le denomina moldear el chakra. Recitaba el chico mientras jugaba con su pelo haciendo tirabuzones.

El aburrimiento ya empezaba aflorar pues a pesar de conocer todo eso, era verdad que necesitaba avanzar en la materia pero para ello necesitaba saber mejor las bases, desde el moldeo de chakra hasta los tipos de chakra y sus capacidades.

Las hojas se iban pasando y conceptos como la rotacion del chakra (Cuando se intenta acumular chakra, esta acumulación se realiza al poner la energía en rotación, esto es una acción involuntaria la cual se realiza después de moldear el chakra.), Seishitsu Henka (Manipulación de la naturaleza), Keijō Henka (Manipulación de la forma) se iban sucediendo. Jotaro podia guardar todos esos conocimientos pero debia argumentarlo para poder quedarse con esos conceptos tan poco ilustrativos, por eso debia recitarlos y escribirlos en folios a parte para poder comprenderlo.

- Seishitsu Henka (Manipulación de la naturaleza): Hay cinco tipos de manipulación de la naturaleza del chakra de los cuales todos son correspondiente a los tipos de elementos, es decir: fuego, rayo, tierra, agua y viento.

Keijō Henka (Manipulación de la forma): Es una forma de transformación y aplicación del chakra al igual que el seishitsu henka, en este se manipula el chakra en la técnica ya creada, para que esta adquiera más rango y poder de ataque, es decir, es el que proporciona la forma del jutsu y su potencia.


Pero algo que llamo la atencion del chico fue algo que tenia que ver con el sistema circulatorio del chakra que no era nada mas y nada menos que las hachimon tonkou (ocho puertas celestiales), distribuidas en lugares específicos de generación del chakra no son más que un conjunto de conductos y puntos de chakra agrupados con el objetivo de controlar constantemente el chakra que fluye por el cuerpo. Esto fue un golpe abrumador en el chico, estos pequeños dispositivos eran como limitadores para que el cuerpo no fuera mas alla del limite, pero en la pequeña cabecita del chico, no habia otra cosa que las puertas, ¿Que pasaria si el chico consiguiera abrir una delas puertas? ¿Pasaria de verdad lo que estaba explicado o solo era tonterias de algun viejo escritor?. No lo sabia, pero debia ser interesante saber que pasaria nada mas abrir una puerta, queria sentirlo pero para ello deberia tener a alguien que pudiera enseñarle y ese no seria Kyo Soka-sensei.

Despues de haber estudiado todo el tipo de chakra asi como sus formaciones o disntintos usos que se podrian dar, como las tecnias de jutsus de todos los estilos, asi como inspirarse y centrarse tambien en un tipo de chakra que no conocia nadie, tan solo se sabia que era algo parecido a la energia natural o chakra natural y que solo los elegidos por ella podrian utilizarla (Senjutsu).

Y pasado todo eso, se centro en lo que de verdad importaba, en lo que de verdad iba a utilizar el Iryōninjutsu.

- Son todos aquellos jutsu diseñados para curar o realizar diversas actividades médicas, como cirugías. Para la realización de estos jutsu se tiene que tener un conocimiento previo del cuerpo humano, además de tener un excelente control del chakra. Estas técnicas pueden utilizar diversos métodos para su realización como son, puro chakra, sellos y diagramas curativos, así como los tradicionales medios médicos. El chico recito esto varias veces hasta captar toda la ensencia de ello.

En el libro no ponia absolutamente nada mas sobre el tema, pero lo que si podia ver era todo en lo que se podia basar su entrenamiento como medininja de aqui en adelante, un control de chakra increible y un chakra puro (como el de un niño) y el conocimiento del cuerpo humano, aunque de eso ya sabia mas que cualquier otro doctor del edificio pero no mas que su sensei.

Aquella mañana habia sido fructuosa, pero aun debia estudiarlo mas. Por eso se paso lo que fue el resto del dia estudiando el tema, pero no sin hacer un pequeño entrenamiento sobre todo los aspectos que necesitaba para la correcta utilizacion de los jutsus medicos por eso a la hora de la merienda que para el era en cualquier momento, comenzo con los entrenamientos corporales, flexiones abdominales y durante su realizacion recitaba todos los musculos o huesos que se utilizaban en el desarrollo de la actividad fisica.

El control de chakra fue otra de sus actividades de aquella tarde, desde controlar que la hoja ascendiera debido a la concentracion de chakra hasta meditacion para "sentir" la rotacion y circulacion del chakra. Su percepcion de su propio cuerpo habia llegado al maximo nivel por asi decirlo en tan solo cuatro dias y tal y como dios hizo con el domingo que descanso su quinto dia seria para descansar y el libro se habia cerrado ya por fin, a las cuatro de la mañana de la madrugada del dia cuatro al cinco.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Eizan el Jue Dic 04, 2008 6:35 pm

Los dias pasaron como fugaces estrellas cuya luz apenas puede percibirse en su velocidad de paso. Ya era un Jueves, un tanto normal si no fuera por aquél paciente de manchas en la parte baja trasera de su cuerpo, que le dificulto la visión durante todo el día no pudiendo sacarse aquella repugnante imagen de la cabeza. En tiempos como estos los ninjas médicos debían atender a todo paciente que tuviera algún problema, aunque se tratase de un simple resfriado, pues no había otro especializado en la materia. Yo soy un ninja, no un médico de familia...jojó, meditaba el doctor mientras caminaba por uno de los pasillos.

Habia dejado atrás aquella nauceabunda sala de atención y ahora se dirigía con paso curioso a la biblioteca del lugar. Con sonrisa en boca y andar despreocupado, como si los acontecimientos de la vida no hicieran mella en él mas que para agrandar aquella comisura de sus labios. Había estado al tanto de absolutamente todo lo que hacía el Gennin gracias a aquél contacto de la mano, en cuanto se saludaron en su encuentro, injectándole una especie de detector minúsculo que le decía de los movimientos y sonidos del lugar. Una habilidad digna de un maestro, que casualmente él era.

Un poco pronunciado "Toc Toc" y la puerta de la biblioteca se abrio de par en par, como si una bomba la hubiera tirado abajo, otro aspecto de la habilidad de aquél hombre. Al entrar en la sala la sonrisa se le pronunció hasta marcar sus ensías, algo feo según había dicho alguna vez su abuela, ante la imagen de aquél lugar. Libros tirados por los suelos y pancartas colgadas adornaban los distintos lugares, acompañados de otros artilugios mucho menos titulables, además de los papeles y demás suciedades propias de alguien que no para de comer. Aquél lugar era un SEÑOR desorden, pero el aprendizaje de la medicina no entendía de esquemas estéticos.

Acompañando al silencio de la mañana el doctor se fue acercando levemente a la oreja del somnoliente Gennin hasta que un...- ¡¡Jotaro, Despertate!! -... salió de su boca tan cerca del oído del jovenzuelo que podría haber roto algún tímpano, o matado de un infarto a algún viejete. - Vamos jovencito, los medicina no descansa - En realidad era mentira, pero quedaba bien decirlo con el momento. Sin siquiera esperar a ver la imagen probablemente desastrosa del Gennin, el adulto doctor procedió a abrir los ventanales de la biblioteca y dejar entrar aquella penetrante luz mañanera.

- Vamos Jotarín, que hoy empieza otro día.. - Decía el Jounin inspirando sus pulmones de aire hasta explotar....

_________________


¿Aún no te has leido las normas y reglas?-----> Cliky
¿Tienes dudas sobre algo?------>Cliky
avatar
Eizan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 122
Fecha de inscripción : 13/08/2008

Ver perfil de usuario http://shinobisshadow.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Sáb Dic 06, 2008 6:11 am

El sonido de la puerta, el grito y la luz mañanera que entraba eran varias cosas que cualquier otro ser de esta naturaleza utilizaria para despertarse pero el chico no, no habia dormido desde hacia cuatro dias y era normal, tenia un sueño muy profundo del cual se despertaria, pero algo sucedio en aquella noche, algo que cabia mas contar que dejar de lado ¿o no?.

Solo habia pasado treinta minutos desde que Morfeo le habia cogido entre sus brazos y Jotaro ya tenia bajo su cabeza al gran libro de medicina prestado por su sensei como almohada, seria una noche larga o eso esperaba el, pero lo que ahora tenia en mente era dormir y todos los conocimientos que habia desarrollado durante aquellos largos dias de meditacion, entrenamiento y aprendizaje, pero ahora tocaba dormir que era lo suyo.

Pasadas dos horas y en estos momentos el libro pasaba de almohada a sabanas, abierto por la mitad y echado encima de su cuerpo el chico dormia placidamente como si no pasara nada, eso si, no sabia como lo hacia pero procuraba que el libro no sufriera daños o que se le arrancara ninguna hoja porque sino ya tendria el problema. El chico dormitando parecia mas una marmota que un niño, dormia de formas raras, y con objetos cada vez mas extraños y mas encima de la mesa, era realmente increible.

El amanecer estaba proximo y de nuevo tenia de almohada al libro de medicina. El chico empezaba a moverse de un lado para otro como si tuviera frio, pero al parecer eran los nervios o quizas actos reflejos porque de vez en cuando saltaba una mano volando como si estuviera apartando moscas o cualquier otro bicho viviente. Jotaro dormia placidamente hasta el momento en el que el sensei entro en accion.

No tuvo nada mejor que hacer que darle una voz al oido para despertarlo pero eso no fue lo que le causo que su mente se abriera sino el golpe que se daria al volcar de la mesa al suelo dando un terrible golpe del cual el chico ni siquiera se inmuto, pues su libro de medicina aun estaba en su posesion y debajo de su cabeza. Pero lo que en verdad lo desperto fue un leve rayo de sol que entro por la ventana, fue lo que le abrio los ojos y hacer que se despertara.

Se incorporo como si no pasara nada, miro a la mesa y luego al suelo, se habia caido, pero el chico contrariado no le dio mas importancia de la que podria haber. Aun sentado en el suelo, alargo una mano hasta una de las banquetas y cogio un puñado de chupa-chups, desenvolvio uno y se lo metio en la boca y aquel seria su desayuno.

No se habia dado cuenta aun, pero el que habia levantado la ventana era su sensei, aun de espaldas a el se levanto y cogio el libro-almohada y lo coloco encima de la mesa, recogio ligeramente la mesa, aunque aun quedaba muchos desechos por toda la habitacion. Se llevo la mano al oido donde le habia gritado su sensei por pura molestia, como si algo hubiera pasado y no se hubiera enterado que fue causalmente lo que paso.

Despues de unos minutos se dio cuenta de que su sensei estaba alli, esperandolo a empezar el nuevo dia, aunque con las ojeras que aun tenia Jotaro seria un tanto raro poder empezar el dia sin nada de sueño. El joven ninja miro a su sensei esperando que este le dijera que harian porque si estaba alli no era por otra cosa sino para hacer algo por lo menos eso pensaba Jotaro.

- Ah hola sensei, ¿que vamos hacer? Pregunto ingenuamente Jotaro con el caramelo en el palo, sacado de la boca sino hubiera sonado diferente.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Eizan el Dom Dic 07, 2008 11:52 pm

El amanecer se hacía presente en la sala y los primeros vestigios de luz comenzaban su caminata por el lugar. A pesar de la extensa luminosidad, aún se hallaban en plena mañana por lo que soplaba un viento fresco tan reparador como una caricia celestial. Era así, le gustaba empezar su día a pleno y sin duda se lo haría manifestar al ojeroso jovencito.

- Jotarín, dejame tu mano - Le dijo al jovenzuelo sin hacer mucho caso a su ya conocida impaciencia. Así pues comenzó a emanar una especie de chakra verde que sobresalía de la alargada mano del sensei hasta la frágil piel de aquél niño. De ella salió una especie de mancha de un color extraño, a simple vista marrón, y se deshizo en el aire. Se trataba de la técnica que habia utilizado el habil sensei para estar al tanto de los movimientos del Gennin, aunque había tenido ciertos problemas por el exceso de azucares que disponía la sangre. Pero, era un niño y no se podía hacer mucho al respecto, ya tendría tiempo de ocuparse de esos problemas.

Y sin mayor misterio comenzó a recitar... - Imagino que ya entenderás la teoría básica de todo ninja médico. Pero hay algo que debes tener presente aún por encima de esas teorías confusas... - Hizo una breve pausa, otorgándole al discurso ciertos toques de suspenso que probablemente excitacen a cualquier amante de las películas de terror. - "Salva una vida antes de quitarla"...me decía mi ya difunto sensei... y sin duda expresaba muy bien lo que representaba convertirse en ninja médico. Significa que a pesar de la misión tu objetivo siempre será el de salvar una vida en vez de entablar combate directo. Tus habilidades deben ser utilizadas como método de creación, aunque en ocaciones deberás de seder a la destrucción - Decía ya mucho mas serio, como si eso fuera algo muy importante. Bueno, en realidad si lo era, pero tampoco para ponerse tan serio...o si. En fin, que la mañana afectaba un poco a su "sonrisa" constante, y de vez en cuando se la guardaba para mas adelantado el día.

- Por cierto...por si ya te habías cansado de esta biblioteca, tranquilo...la vas a tener que usar muchas veces mas... - Relataba recuperando la compostura divertida característica de él. - Bueno, ahora sin mas preámbulos vamos a pasar a la acción. Vamos a comenzar con el manejo del chakra médico... - Decía prediciendo ya la excitación del joven discípulo. Luego de unos segundos de sonrisa intensa, se produjo el movimiento. Su recorrido nuevamente por los pasillos del Hospital le llevarían a una especie de laboratorio con unas cuantas librerías de cristal a sus costados y en el medio monton de especímenes de distintas variedades de la naturaleza. Podían haber desde las tan conocidas ratas de experimentos a lagartijas con una luz de calor. Era un inmenso local sin duda.

Allí dentro se encontraban varios alumnos manteniendo sus manos, de una forma un poco ridícula, sobre un conjunto de animales muertos y con su olor característico. Sin duda esto sería mas perceptible que el verdadero fin de aquellas maniobras de los niños. Y recorriendo el lugar se hallaba un señor de postura elegante y andares militares con palo en mano, dando fusta a quién estuviera cerca. - Los brazos rectos, los hombros relajados...no te enfoques tanto en la imagen del bicho...despeja tu cabeza...¡PLASH! - Palazo...

- Tazumaru-san, aquí te dejo al nuevo. Te lo encargo personalmente...ya sabes a lo que me refiero - Le decía el doctor al hombre de bata blanca y cabellera ausente de pelo. Y no cabía duda que este sabía lo que significaban esas palabras...oh si!, significaban palazos a rolete...

- Bien jovencito, toma tu lugar y prepárate...empezaremos con la lección - Decía la figura seria de aquél hombre. Ni siquiera se había molestado en preguntar nombres ni detalles, no le interesaban. Con una media sonrisa en su boca despidió al eminente doctor que sobresalía por la puerta, y se dispuso a tomar las riendas sobre aquél jovenzuelo...


[OFF-ROL: Bueno, ya has terminado la primera etapa de tu iniciación como ninja médico...Felicidades Smile. Ahora empezarás con una nueva etapa, ya falta poco Razz]

_________________


¿Aún no te has leido las normas y reglas?-----> Cliky
¿Tienes dudas sobre algo?------>Cliky
avatar
Eizan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 122
Fecha de inscripción : 13/08/2008

Ver perfil de usuario http://shinobisshadow.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Miér Dic 10, 2008 11:10 am

Asentia y asentia y siempre era lo mismo, movia la cabeza de arriba a bajo instintivamente ante los recitales de su sensei medico, aunque eso fuera realmente mentira pues aun no le habia enseñado nada, solo palabras, a veces carentes de sentido, pero otras que le llegarian a lo mas profundo de su ser para dejarlo marcado como un tatuaje en delicada piel de nene pequeño.

- Salvar una vida antes que quitarla...jooo que profundo... Pensaba para si mientras solo veia como los labios del profesor decian palabras que el gennin no llegaba escucharla, pero otras cosa se le habia marcado pues era el final de aquel pequeño texto hablado dicho por el sensei nuevamente.

- en ocasiones deberas ceder a la destruccion...

Ni el mismo sabia que significaba eso, pero tal vez algun dia podria descubrir que significaba dichas palabras.

Mientras tanto, de nuevo de paseo por todo el recinto hasta llegar nuevamente a un nuevo lugar, esta vez a un recinto de detencion de menores, pues habia alli muchos chicos de su edad, al parecer rebeldes o algo pues el carcelero le daba con el palo cada vez que sus manos o su postura estaban en mala posicion y el estaba alli mirando todo, analizando, pero al parecer, ni su capacidad mental o fisica podria descubrir mediante reacciones que podria estar pasando en aquel lugar.

Pronto lo descubriria, pero antes de eso otra pregunta debia hacer, que hacia el alli, su sensei no le habia enseñado nada de nada y el aun se sentia de vacio, salvo por los chupa-chups que estaban en sus bolsillos y el que tenia en la boca que ya se estaba terminando.

- Esto sensei....¿pero cuand....? Paro la pregunta a cuestionar pues su sensei habia desaparecido magicamente, como siempre, dejandolo solo intentando hacer lo que pudiera, aun recordaba como habia dejado la biblioteca como si fuera ayer, aunque el mismo sabia que la habia dejado hacia escasos minutos.

El chico busco un hueco entre la cantidad de jovenes de su edad o algo mas avanzados y se coloco esperando que le dijeran que hacer, pero al ser nuevo deberian explicarle que era lo que tenia que hacer, porque no iba a ponerse a imitar a los jovenes sin saber como se hace.

- Perdone anciano ¿que es lo que hay que hacer? Dijo tan alegremente al hombre calvo con una sonrisa de oreja a oreja y con el palo del chupa-chups en la boca, pues el caramelo ya se habia acabado por fin.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Historiador el Jue Dic 11, 2008 12:10 pm

- Jovencito, por si no has leído en la pizarra. Se ha de hablar bajo, nada de griterio - Respondió aquél hombre inmediatamente el chico levantaba la voz. Si había algo que le irritaba era la voz aguda de un niño descuartizando sus sensibles tímpanos. Pero pronto recobró la compostura y volvió a erguir el palo "vengador", dispuesto a seguir con la lección.

- Esto es simple, debes de concentrar tu chakra en este animalejo - Relataba el hombre, haciendo una breve pausa para sacar de una caja bastante maltrecha a un pescado muerto, ya con ciertos indicios de putrefacción. Pero Ah!, nadie dijo que la medicina fuera algo agradable. Una vez puesto en la posición preestablecida de la mesa, resaltada con una prominente espiral pintada, el calvito continuó con su discurso. - El objetivo de este ejercicio es lograr que mediante tu chakra puedas percibir los circuitos internos del cuerpo, pudiendo así percibir el estado de huesos, órganos y articulaciones del examinado en cuestión. Es muy importante que mantengas tu cabeza despejada de toda distracción exterior, y sostengas una posición uniforme y sin variaciones...tu concentración lo es todo - Continuaba su discurso el hombre, con la voz calma y tranquila, como si todo aquello le resultase no mas que un paso, un día mas en su apretada agenda. Mas tal desinterés era claramente erróneo, aquél momento marcaría quienes estaban aptos para ser medi-ninjas y quienes no...era el momento clave, la puerta hacia el camino.

Pero como todo en aquella aldea, no era lo que a simple vista aparentaba, y al viejo lo rodeo una sonrisa de satisfacción antes de decir las siguientes palabras. - Pero, durante tu labor como medi-ninja...si es que algún día llegas...estarás en la mayoría de ocaciones bajo la presión de tu entorno, teniendo rivales y muchisimas distracciones capaces de hacer que tu trabajo fracase. Para esto te prepararé yo...así es...el palo "Vengador" te entrenará Smile - Decía el viejete mientras en la sala se escuchaba un nuevo...¡PLASH!... y la piel del niño enrogecía en su hombro. Sin duda, había sido una demostración de lo que se venía, todo aquello era mas dificil de lo que aparentaba y de por sí el dominio del chakra médico ya era algo que muchos jamás lograban a pesar de intentarlo hasta el hastío.

La nueva prueba había comenzado, y el jovencito debería de demostrar si verdaderamente su convicción superaba a las adversidades de su camino...si su voluntad era la suficiente como para levantarse ante aquellos obstáculos y conseguirlo...



[OFF-Rol: Dominar este arte te tomará mas tiempo que el anterior, pongámosle algo así como 1 semana debido a que a pesar de todo tienes un buen dominio del chakra. Así que serán unos 6 o 7 post(y si...la vida del medi-ninja no es facil xD). El anciano te dará un golpazo cada vez que flaquees o hagas algo fuera de lo normal. Aunque esta es la parte mas emocionante, cuando empiezas a percibir verdaderamente todo el organismo del ser, y puedes comenzar a reparar ciertas cosas(pero eso ya al final).
Yo me reservo el derecho de postear cuando lo desee, pero sos libre de manipular al anciano y tu entorno a tu gusto, como lo hiciste anteriormente con la prueba teórica Smile.
Suerte!]
avatar
Historiador
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 09/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Sáb Dic 13, 2008 3:37 pm

Un bostezo fue lo suficientemente alto como para alterar aquel anciano y recibir aquel golpe en el hombro y por supuesto el acompañante de un grito de dolor que no reprimio, o tal vez no fuera por ello, pero lo que si sabia es que habia un pez alli encima de la mesa y que segun el viejo tenia que buscar con su chakra todo lo que pudiera, pero una pregunta atraveso la mente del joven ninja, una pregunta que tal vez no pudiera ser respondida por el anciano sino por su sensei Kyo Soka, que, que casualidad no andaba por alli. El chico sabia que los seres humanos disponian del sistema circularotio de chakra, pero los animales disponian de eso, el no lo sabia, no sabia si aquel pez putrefacto pudiera tener los conductos por los que poder investigar su organismo, pues en dias anteriores habia leido algo de introducirse mediante tu propio chakra en el sistema circulatorio de otro ser para evitar algunas tecnicas.

El chico se acerco hasta tener al pez pegado a la nariz, aunque pareciera una locura el lo veia como algo normal, debia examinar al paciente antes de ponerse a curar, era una de las fases antes de ponerse con el tratamiento, observacion, investigacion de lo que ha causado su estado, en ese momento era bastante evidente, el pez estaba muerto. El joven medi-ninja, seguia con la nariz pegada y el olor repugnante le entraba por los orificios nasales, pero al parecer el caramelo contrarrestaba en cierta medida aquel desagradable olor. No sabia porque, pero ahora todos los chiquillos lo miraban extrañado, ni que ellos no hubieran hecho eso antes.

Pasaron mas de quince minutos con el pez pegado a la nariz y mientras examinaba seguia con su chupa-chups, era algo que desde el dia que habia empezado todo aquello llevaba encima, si no los llevera seria como el fin del mundo, pero ¿para que era necesario aquellos caramelillos contenidos en un palo de plastico? No se sabia a ciencia cierta, pero el chico los seguia degustando.

Otro Plash se volvio a escuchar proveniente nuevamente del mismo chico al que le habian dado antes, es decir de Jotaro, el chico volvio a pegar un grito, y de nuevo otro golpe se escucho,haciendo con ello que la nariz se despegara totalmente del pez y su cuerpo se arqueara en arco hacia atras, como el viejo habia dicho no le gustaba los gritos y no fue por otra cosa por la que el chico recibio doble racion y ahora la mano donde estaba su chupa-chups solto la dichosa golosina, suerte que no cayo al estar dentro de la boca y no salir con el grito. El otro golpe fue dirigido hacia su espalda que al ser algo mas sensible que la mano le dolio algo menos, por eso con la mano que estaba libre se froto la golpeada dejando asi un rato de descanso de su vista y dejando de ver las escamas del putrefacto pez.

Aun no se habia puesto en la posicion en la que estaba los demas chicos, pero tampoco hacia falta, aun tenia que averiguar si ese pez tenia el sistema circularotio de chakra para poder infiltrarse dentro de su cuerpo para averiguar todo lo que pudiera o pudiese ver o sentir.

Era la hora de pasar a las manos, con el palo de plastico amarrado a los dientes, extendio las manos hacia el pez y comenzo a tocar al pez, debia empezar por entender la anatomia de un ser como ese para poder sacar toda la informacion que pudiera sobre el causante de la muerte que seguramente no fue de viejo. El tiempo que tardara en conocer la disposicion del cuerpo de inerte pez mas rapido podria comenzar con la investigacion interior, pero eso ya seria en otra ocasion, antes averiguar todo lo que concernia al exterio y luego ala biblioteca para investigar que era lo suyo.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Mar Dic 16, 2008 5:26 pm

Hacia dos dias que habia entrado por primera vez aquel lugar pues el ultimo dia tenia que ir a la prueba de su nuevo sensei, y por ello aquel dia llevaba unas cuantas vendas de mas, por algunas heridas superfluas que tenia, pero que debian taparse para poder centrarse en lo importante, la recuperacion del putrido pez, eso era imposible, pero por ello deberia coger algun pescado que estuviera muerto hace poco, pero un pez que ya no tena vida, era algo como resucitar un muerto cosa que no se podia.

Se coloco en su sitio, en el que se coloco la ultima vez y esta vez ya empezaria a trasmitir su chakra al pez pero seguramente no obtendria resultados, desenvolvio una piruleta de sabor naranja y se la metio en la boca, como ya era costumbre en su personalidad, ademas aquello serviria para disimular el olor del pez muerto, pero antes de que pudiera hacer algo, varios golpes recibio el chico en los lugares menos apropiados, es decir en los lugares donde tenia las heridas de la sesion del dia anterior en campo.

-Ay...ay...ay...ay...joooo... Fue lo unico que dijo, su tiempo era reducido, esta vez no podia quedarse en casa por si lo llamaban para alguna mision o algo por el estilo y era por ello por lo que tenia que volver a casa nada mas caer el sol y de paso para recargar su chakra que era muy necesario.

Relamio su piruleta dentro de su boca y continuo con la practica, sabia que debia ir a la biblioteca para averiguar algunas cuestiones pero preferiria pasarse aquel dia alli machacando al pobre pescado con su chakra hasta poder averiguar todo lo posible de su estado fisiologico. Comenzo a ello, intento imitar el gesto de los demas alumnos, que habia realizado hacia unos dias, que al parecer habian avanzado casi menos que el, pues ahora eran ellos los que miraban el pescado tan cerca que podian oler hasta la ultima comida del putrefacto ser. El chico comenzo a emitir chakra hacia el pez, pero no ocurria nada de nada, era como hablarle a una pared, no recibias informacion alguna, solo sentias tu chakra nada mas.

Aquello traia de cabeza a Jotaro, ahora que habia comprendido todo lo que era el chakra, como funcionaba y todo su complejo sistema habia llegado al lugar donde no podia avanzar y las horas pasaban y los intentos continuaban fallando, la pregunta era como podia invadir un ser a otro mediante chakra, era algo que deberia comprender en los proximos dias, aquel daba por terminado, por supuesto las heridas sufridas ahora eran mucho mas evidentes y dolian algo mas, pero su resistencia le hacia estar algo mejor que algunos de los demas chicos que habia alli, el era el mas duro.

Salio de la sala donde todos los contenidos de la parte practica de medi-ninja se almacenaba y Jotaro comenzo andar por el pasillo, pero sin venir a cuento alzo la voz y dijo:

- LO CONSEGUIREEEEEE!!!!

- Shhhhhhhhhhhhhhhhhh Dijo una enfermera que paso por el pasillo al escuchar el alboroto.

Como bien se sabe en los hospitales hay que hablar en voz baja y aquello no era precisamente un susurro, el dia habia terminado, pero aun le quedaban unos dias de arduas investigaciones.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Miér Dic 17, 2008 1:51 pm

El tercer dia comenzaba igual que todos los anteriores, enfrente de un pez observando como reacciona ante la percepcion del chakra y como resultado no habia nada de nada, seguia en el mismo estado, aun no habia conseguido entrar en su organismo, no sabia el porque, se lo habia preguntado, se lo habia gritado, dejando a todos con la boca abierta y por supuesto con ello un nuevo golpe en alguna que otra herida de los dias anteriores, pero aun seguia alli, no lo conseguia, lo unico que conseguia era que cada vez que le golpearan no gritara, simplemente se mantuviera firme sin rechistar y siguiendo con su tema.

Era un gran avance ese, pero al parecer para el viejo no, porque cada vez que el golpe dejaba de doler o se dejaba de resentirse, lo hacia mas fuerte, como pretendiendo que aquellos golpes fueran de resistencia para ir mejorando su fisico ademas de entrenarles para poder resistir los golpes de los adversarios o simplemente esquivarlos, ¡eso era!, debia esquivar los golpes que recibian, y a la vez debian concentrarse para no perder la concentracion en su tarea de medi-ninja, aquello era un descubrimiento total.

Durante unas horas intento esquivar los golpes, pero aun debia descubrir el patron, pero si se dedicaba a seguir los movimientos del viejo no podia centrarse en buscar en el organismo del pez, era hacer una cosa u otra o todo a la vez bajo tension, pero no lo conseguia, solo soltaba chakra y mas chakra sin resultados y los golpes cada vez eran mas violentos, pero el camino correcto ya lo habia marcado.

- Lo intento y lo intento y no funciona, si el pez estuviera vivo recibiria mi chakra y asi podria ver que tiene dentro pero si esta muerto es como si fuera un objeto entonces no puedo hacer nada...esto es una...

Los ojos del chico se abrieron de par en par, el palo de plastico comenzo a moverse horizontalmente para rascarse la nariz, habia descubierto algo aun mas interesante que esquivar y concentrarse y era introducirse dentro del cuerpo sin permiso para conocer todo lo que dentro habia, hasta ahora solo habia ido soltando chakra para que aquel ser muerto pudiera redicibirlo y el pudiera contactar con el, pero ahora ya lo habia entendido, debia ser par de una intrusion no permitida e invasiva, seria algo desagradable en aquel momento pero debia intentarlo.

El chakra del chico comenzo a recorrer el pez para investigar, lo sentia, era el momento que mas alucinante de todas su vida, ahora podia sentir lo que dentro habia, el movimiento del chakra intrusivo pero no dañino comenzaba a fluir y el chico habia conseguido enlazar todo para poder entrar e investigar como si fuera una sonda, aquella era la primera fase de todo lo que debia conseguir en aquellos momentos pues un nuevo golpe recibido en la parte lumbar le hizo desconcetrarse y no poder seguir con aquello, pero ya habia conseguido meterse dentro del cuerpo y ahora tocaba comenzar a curar, cambiar ese chakra intrusivo en chakra curativo, localizar los agentes dañinos y elminarlos, era tiempo de seguir otro dia.

Una gran sonrisa se veia en el rostro del chico, pues aunque no lo creyera habia conseguido hacer algo que pocos lo habian hecho antes que el, y si lo habian hecho es porque se habia tirado semanas y semanas en aquel lugar para poder conseguirlo, era el momento de descansar para seguir al dia siguiente.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Jue Dic 18, 2008 5:59 pm

Un nuevo amanecer y un nuevo dia de practica pero ya con los deberes hechos del dia anterior, ya tenia medio dia avanzado, pero era el momento de poner en practica lo aprendido los dias anteriores, piruleta en el paladar como siempre para contrarrestar los tufos del pescado haciendo posible una mezcla un tanto rara, el chico comenzaba con su planteamiento del dia y era de nuevo introducirse para localizar los posibles daños que tuviera, ese dia le tocaba un pez mas fresco por asi decirlo, pero igualmente muerto la cosa es que era nuevo con el pez, pero eso ya no debia ser un handicap, debia controlar su propio chakra como si fuera agua que pudiera pasar por los tubos en el momento que uno quisiera.

Coloco sus manos en el lugar indicado y comenzo con la proyeccion del chakra hacia el pez que rapidamente comenzaba a extenderse por el cuerpo del pez, el chico habia avanzado bastante en aquellos dias, pero aun le faltaba combinar su chakra para cambiarlo totalmente y convertirlo en Iryōninjutsu, eso era otra cosa a reparar para poder terminar todo aquello pero por lo menos cada vez se acercaba mas a lo que llegaria a ser su meta por el momento, ya luego iria ampliando esa meta.

- Bien, bien, veamos que ahi por aqui...

El sondeo iba bien, no habia detectado nada aun, era su primera vez y aquello era realmente dificil, debia concentrarse totalmente para saber donde habia una herida interna y debia detectarla totalmente y correctamente sino no serviria de nada detectarla. Varios minutos se tiro buscando posibles causas del porque murio a parte del porque le sacaran del agua, pero al fin aguzo los sentidos y encontro algo, su sonrisa se amplio bastante hasta tal punto que era un claro significativo de que habia encontrado algo y de ello se habian dado cuenta los demas.

Desde el dia anterior los demas gennin de la clase se habian centrado mas en las cosas que conseguia Jotaro que de las cosas que hacian ellos mismo incluso el numero de golpes por dia habia aumentado, seria porque se acercaba mas a la conclusion de aquella practica, de aquel pequeño paso de hombrecillo a enfermero o solo era por el simple gusto de darle con el palo.

- Zaaaaaaaaas

Un golpe como ninguno hasta ahora fue el que recibio Jotaro en la espalda, aquello comenzaba a ser un suplicio, un golpe tras otro y tener que estar aguantando el tipo mientras el viejo se partia el pecho por el golpe y por la reacciones de los chicos, Jotaro tenia los labios apretados y las manos le comenzaron a temblar pero intentaba concetrar el chakra cuanto pudiera para seguir con el reconocimiento de uno de los musculos rotos en la parte mas occidental del cuerpo del pez, junto con varios nervios rotos del ojo izquierdo.

Habia conseguido sacar cosas que ningun otro chico de su edad podria sacar, seguramente porque se pego noches en vela para aprender todo tipo de cosas sobre medicina. Ahora era el turno de concentrar el chakra de tal forma que pudiera curar esas pequeñas fisuras para restaurar la fisionomia interna del ser, si podia hacerlo con aquel bichejo pequeño podria ir experimentando con otros animales hasta llegar poder a intentarlo con seres humanos.

Era el momento de concetrar el chakra de tal manera que debia cambiarle la forma, debia amoldarlo de tal manera para que lo que hiciera fuera, restaurar todo lo que pudiera ser dañado en el cuerpo humano, pero eso ya tendria que ser otro dia, pues aquel dia se acababa y apesar de haber hecho todo lo que hubo podido, le habia costado un dia en localizar lo que tenia aquel pez, y hay veces que las personas seriamente heridas no podian durar apenas unos minutos por ello esa velocidad de sondeo y analizacion debia pasar de un dia a unos pocos segundos, localizar y sanar esa era su mision en batalla, pues cada segundo era importante y su estancia en un equipo era algo importante para la supervivencia total de equipo.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Vie Dic 19, 2008 2:05 pm

[Han pasado dos dias desde el ultimo entrenamiento, pero ha estado practicando en ello por lo cual su velocidad de sondeo ha avanzado, es para dejar claro algunas cosas que se diran mas adelante.Smile]

- ¿Ogto difegente? Dijo con la piruleta en la boca.

Como podia saber aquel chico que aquel era diferente, todos parecian el mismo por lo menos para el resto de los chicos y de la nueva chica que habia por alli, cada dia se los cambiaban el se habia dado cuenta porque con el primer sondeo para analizar nuevamente la busqueda de las heridas internas del animal se dio cuenta de que no estaban, habian desaparecido y en cambio otras aparecieron como por arte de magia, sin duda aquello era una prueba diaria de astucia, observacion y buen saber.

No era por dar el latazo pero el viejo sabia muy bien lo que hacia, daba palos a diestro y siniestro y cambiaba los peces todos los dias para que fueran desarrollando la velocidad de sondeo mas rapidamente para que se dieran cuenta de que las heridas estaban en otro lado y pudieran cambiar de direccion su observacion. Aquella vez le costo tan solo 10 minutos, habia avanzado mucho en dos dias y aquello no podia ser mas reconfortante tanto para Jotaro como para el viejo que cada vez se fijaba mas en el y le daba mas fuerte, al parecer los golpes era lo unico que no cambiaba, seguian siendo mas fuertes y cada dia que pasaba alli, se incrementaban mas, pero la resistencia del chico tambien se incrementaba y las reaciones a los golpes tambien, pues ya casi podia predecir el movimiento que haria y donde impactaria el golpe, el sonido del viento y el rasgueo de las ropas era algo evidente.

Pero era algo mucho mas evidente y era que no podia esquivar los golpes, su movimiento corporal era aun lento, debia mejorar mucho mas en lo que a agilidad se referia, esperaba aumentar dicha facultad mas adelante, asi como pulir su resistencia algo mas. No cabia duda de que aquel dia seria un dia especial y seria el dia en el que aprenderia como formar el chakra medico, algo muy dificil pero que sabria hacerlo por si solo, con tan solo concentrar su chakra de tal manera para convertirlo en eso, en chakra medicinal.

Jotaro, entre palazo y palazo, podia centrarse en concentrar el chakra en las manos, pero el chakra seguia siendo invisible, no se podia ver y segun habia leido tenia un tono verdoso bastante hermoso, pero aquello seguia sin verse, deberia concentrarlo mas de tal manera que el chakra solo circulara por una zona de su mano y cambiar su tono a algo mas relajante.

- Ego eg...

A parte de la concentracion debia relajarse, las prisas las habia tenido en la busqueda de las heridas internas, ahora era la hora de mantener la calma, centrarse, relajarse y dejar fluir el chakra para que se concentrara en sus manos para luego pasarla al pez, poco a poco el chakra se iba concentrando en la palma de la mano con un tono verdoso, el chico sonreia, los niños flipaban y el abuelo estaba contento, pero aquella alegria seria contrarrestada con un golpe que iba dirigido hacia los riñones, la alegria de Jotaro se desvaneceria pero penso que si no podia evadir los golpes fisicos, era la hora de contrarrestarlos de alguna manera y estando de espaldas al rival, la mejor manera era, usando el codo para impedir el golpe.

El palo quebro, y el chico comenzo a saltar de un lado a otro, desconcentrandose totalmente del chakra, se echo la mano al codo herido por el golpe, mientras daba vueltas saltando por la habitacion, ni el mismo se lo creia, habia conseguido tener el chakra medicinal en sus manos y a la vez bloquear los golpes del viejo, pero aun necesitaba un par de sesiones mas para terminar con aquello.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Sáb Dic 20, 2008 1:46 pm

Ya se podia ver la mano verdosa, aquello era hermoso, un haz de luz verde se podia ver en aquella mano derecha mientras que en la mano izquierda se encontraba en cabestrillo, el golpe del palo contra el codo del chico habia sido bastante fuerte y su codo no pudo asimiliar bien el impacto por lo que los ligamentos se lastimaron en aquella sesion, debia aprender primeramente a curar a un pez para despues poder aplicarse el asi mismo dichas tecnicas.

Pero aquello ya no era en si curar al pez sino intentar que el viejo no te diera mientras curabas al pescado que ya se podia hervir o freir en una olla para comer ese dia, estaba muerto muerto pero al parecer queria que pudieras esquivar todos los ataques o por lo menos combatirlos y no quedar indefensos pero aquello resultaba dificil, no pasaba ni treinta segundos y lanzaba otro golpe, el resto de alumnos ya se centraban mas en hacer todo lo que el chico habia conseguido en ese tiempo que en esquivar porque no tenian nada que esquivar, el viejo estaba mas con Jotaro que con ninguno o mejor dicho solo estaba con el, pues era el mas avanzado y eso era la causa de aquellas presiones cada poco tiempo pero el chico se iba defendiendo, mientras que con la mano con el chakra medicinal intentaba sanar las heridas internas que se curaban lentamente, debido a la poca practica del chico, el viejo lanzaba golpes hacia el chico que este evitaba o simplemente bloqueaba con las extremidades.

El chico ya se cansaba de los golpes y de la cantidad de ellos que se escapaban de sus bloqueos e impactaban, aquello era una de las cosas que lo estresaban a mas no poder, era algo insoportable, habia conseguido dominar el chakra medicinal pero a que precio, tenia todo el cuerpo lleno de hematomas y la sangre ya casi se podia ver como saltaba de las heridas o incluso como manchaba la ropa que pasaba de tener un tonor grisaceo a un rojo apagado. Jotaro estaba ya se estaba cabreando por el trato a su cuerpo, sus ojos se tornaban mas serios, mas rasgados como si quisiera demostrar algo, pero aquello no seria bueno.

- Ya basta ¿no?, en verdad no sabes lo que duele viejo, una cosa es distraernos pero otra cosa es tratarnos de esta forma... La voz del chico a pesar de ser dulce, sonaba aspera, como fria, como sacando el odio o algo parecido, un resentimiento.

Aquella furia contenida y las continuas palizas del viejo habia sido el detonador de aquella rabieta que hizo que el viejo se parara, como con miedo, pero mas bien era un shock, nunca nadie le habia tratado de aquella manera y de pronto un chavalin que habia conseguido aquello le plantaba cara como si nada, aquello era un signo de que habia comprendido el dolor de la batalla y que estaba listo para afrontarla, su cuerpo marcado por los continuos golpes, por la sangre y las heridas era algo que el mismo Jotaro deberia sanar.

Una vez que todo aquello se calmo y de nuevo la sonrisa del chico volvio a surgir de la penumbra se centro nuevamente en su "paciente" y conseguir lo que debia conseguir curarlo medianamente bien. El joven gennin concentro el chakra medicinal, mucho mas rapido que en ocasiones anteriores y comenzo a sanar todas las heridas internar, inconscientemente, el sondeo tambien lo habia utilizado obteniendo datos de los resultados que se obtenian es decir, las heridas se cerraban lentamente pero con constancia.

Al cabo de unos quince minutos las heridas se habian cerrado totalmente y el pescado aunque no lo pareciera, estaba como vivo, como si se hubiera sacado hacia unos segundos del estanque, Jotaro estaba orgulloso de aquel trabajo pero sabia que debia mejorar mucho, pero que mucho mas y que mejor forma que con su cuerpo que ahora estaba lastimado.

El chico se giro y miro al viejo, sonrio y se inclino con respeto, dandole su gratitud por las lecciones no enseñadas pero si practicadas.
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Historiador el Dom Dic 21, 2008 6:37 pm

Los días pasaron como si de simples amaneceres se tratasen, la rapidez del tiempo era casi imperceptible en aquél colapso de gente denominado Hospital. El bullicio acompañado claramente por ciertas golpes y metales en movimiento se hacían presente en aquél recinto como si se tratase del pan de cada mañana. Las batas de blanco y sus movimientos fugaces se podían apreciar por todos lados, denotando la gran actividad que en aquellos días estaba teniendo el Hospital. Una epidemia de gripe?...podía ser, aunque realmente la gente en estos días recurría a la atención médica por cualquier chorrada.

Sin embargo todo esta locura quedaba totalmente ensombrecida en una sala, aislada de todo lo que le rodeaba. En ella estaba teniendo lugar durisimo aprendizaje de la medicina ninja, entre palazos y peces se entreveía en aquél lugar que todo aquello no era cosa de broma, se trataba de una "Señora" prueba. Don Tahimo, o popularmente conocido como "el viejo", era el encargado de transmitir estas enseñanzas a los jovenzuelos, aunque de métodos quizá no tan envidiables, pero evidentemente efectivos.

Pero dejemonos de absurdas descripciones y vayamos al tajo. En la puerta se levantaba la imagen sobresaliente del Doctor Kyo, con la cara totalmente arrugada envuelta en una sonrisa incuestionable y perfectamente divisible. - Jotaro-san...las artes medi-ninjas no se te dan nada mal Smile. Has logrado esto en un tiempo record, sin duda envidiable por cualquiera - Miraba de reojo a todos los demas niños, como intentando lanzarles un mensaje subliminal para que espavilaran. Pero realmente era verdad lo que había dicho, aquél niño parecía tener unas curiosas habilidades innatas para la manipulacion del chakra, que a pesar de su extrañeza y posible secreto escondido ahora era tiempo de celebraciones.

- Jovencito, es usted oficialmente ahora miembro de este Hospital. Tienes que rellenar esta planilla con tus datos - Le decía el adulto sensei mientras los dos caminaban por el pasillo(voy a presuponer que me sigues Smile) y le daba la citada planilla de médico. Aquél documento le acreditaba como miembro en estado de aprendizaje y podía ejercer pequeños trabajos dentro del Hospital, para poder ir desarrollando su habilidad. Sin embargo, estaba claro que su lugar estaría en un grupo ninja y no entre aquellas paredes.

- Felicidades Jotarín...estoy orgulloso de ti. Espero haberte enseñado bien, y ya sabes...si alguna vez tienes alguna duda, soy un libro abierto...jojó - Le comentaba a su alumno al compás de unas palmaditas en la espalda y su cara absolutamente arrugada, quizá le dolería luego. Y ahi se despedía, como si de su padre se tratase...despues de todo le había enseñado tanto a ese chicuelo que hasta ya le dolían los hombros...le pediría a Nami que le haga un masaje al llegar a la oficina...




Felicidades, has pasado la prueba de Medi-Ninja Smile. Has obtenido el ninjutsu de curación, aunque aún vagamente eficiente, pero ya es algo jojó. Se te entregarán los puntos logrados por MP. Congratz Razz]
avatar
Historiador
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 09/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Jotaro el Lun Dic 22, 2008 11:42 am

Ya habia pasado el tiempo, dos semanas quizas mas, quizas menos, pero al fin ahbia terminad el entrenamiento que tantos dias les habia costado y que tantos golpes le habia contagiado a su cuerpo, en estos momentos solo pensaba con descansar y recuperarse sus heridas por supuesto aprenderia a curarse el mismo en casa, para ir practicando y avanzar, no quedarse estancado en la cura de seres mas pequeños que los humanos. Sin duda el chico tenia talento y se lo recalcaba su sensei que aparecio instantes despues de que Jotaro se inclinara ante el viejo que le habia estado distrayendo de buena manera durante todo el entrenamiento.

La sonrisa de Kyo-sensei se podia graduar con un indice de alta satisfaccion, solo con esa sonrisa que tan solo se veian porcelanosos dientes y las arrugas que precedian a la sonrisa eran claramente evidentes de su orgullo y ciertamente incredibilidad pues lo habia conseguido en un tiempo record o eso le hubo dijo una vez salido de aquella habitacion de entrenamiento. El chico se sentia radiante, orgulloso, satisfecho de haber hecho lo que tenia que hacer, pero a que precio, su cuerpo estaba realmente castigado pero con unos dias de descanso podria volver a hacer lo de siempre o unirse de nuevo al equipo de Shoan-sensei.

El pasillo comenzaba alargarse y su sensei le paso una planilla donde debia colocar sus datos personales, cosa que empezo a rellenar con cierta dificultad pero lo iba haciendo mientras se le iba explicando el para que servia todo aquello pues el no tenia ninguna dudas, el ya tenia su titulo de medininja y desde aqui en adelante todo empezaria complicarse pues solo conocialo basico, pero pronto tendria que aprender a usar tecnicas mas complicadas, enlazadas a todos los conocimientos adquiridos durante la primera parte del entrenamiento, la parte teorica.

Despues de haber rellenado la planilla, Jotaro se la entrego a su sensei el cual comenzo a enorgullecerse por el gran trabajo que habia hecho con el chico, aunque Jotaro comenzo a pensar lo que habia llegado hacer el sensei por el, pero no conocia nada de nada que el pudiera haber hecho, llego el momento de reñirle pero justo en ese momento, cuando iba abrir la boca, su sensei ya habia desaparecido, como siempre, aparecia y desaparecia como si fuera un fantasma y bueno aunque no lo fuera, siempre estaba ahi, pero no le enseñaba nada de nada, el joven gennin esperaba que en un futuro cercano Kyo Soka, le enseñara algo de provecho y no que se lo enseñara otro.

El entrenamiento habia terminado por ello se fue a casa, donde los dos siguientes dias los pasaria descansando y cuando se refiere a descansando es a dormir durante dos dias sin despertarse cual marmota u oso en la epoca de hibernacion.

[Se acabo el tema de la enseñanza^^]
avatar
Jotaro
Gennin
Gennin

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 14/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El arte de la medicina...

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.